• escucha@oye999.com.mx
  • 55 5299 6666

El Hombre de Mar

O999      0

El Hombre de Mar

Desde hace varios años me he dedicado al trabajo marítimo donde nos dedicamos a transportar cargamentos de varios tipos a lo largo del Atlántico, siendo esta la única ruta que tomamos ya que tras haber recorrido todos los mares en mi carrera como capitán de barco de carga, he decidido establecerme en la que mejor conozco para evitar contratiempos como el entregar una carga tarde o nunca entregarla ya que las personas en esta era moderna olvidan lo peligroso que es el mar y se sorprenderían si supieran aquello que se ve en altamar y cuantos buques se pierden por mes.

Los mares y océanos son como las personas y como todo ser vivo en el universo ya que estos tienen sus humores y personalidades que son en un alto grado únicos para cada cual aunque debo decir que últimamente he notado un buen cambio de humor y de patrón de comportamiento en el Atlántico en materia de localización de corrientes; la fuerza de estas; y de profundidad de las aguas, factores que son cruciales para nuestro buen navegar ya que nuestro plan de navegación esta diseñado acorde a lo ya mencionado donde se puede hacer un estimado de tiempo.

Debido a estos estimados y estos planes, se hacen manuales de navegación que llevaban siendo los mismos por treinta años y este años tuvieron que ser completamente alternados ya que los manuales antiguos nos estaban causando unos serios y complejos problemas tanto con los clientes como con las oficinas de nuestra compañía quienes demandan el que lleguemos a tiempo a los puertos que se nos asigne, algo por lo que no los puedo culpar ya que ellos hacen su trabajo de la misma manera que nosotros intentamos hacer el nuestro.

Sin embargo, nuestras labores son completamente distintas aunque los objetivos sean los mismos, lo que hace de este un extraño caso de realidades adyacentes que convergen en el mismo lugar.  Algo que ambos tenemos en común-capitanes y ejecutivos- es que ambos tenemos que competir contra el tiempo y la diferencia es que nosotros tenemos que competir tanto contra el tiempo como contra el mal tiempo, competencias que son completamente distintas ya que la fuerza del mar, especialmente de alta mar, es simplemente incomparable con nada mas algo que muchas veces los administrativos de nuestra empresa y de todas las demás en este negocio no lo entienden.

Nosotros por lo general transportamos varillas y algunos otros materiales de acero, sin embargo esto no siempre es así y hay veces que trasportamos materiales muy ligeros por así decirlo. Cuando esto es así,  es un arma de doble filo ya que esto puede significar el llegar mas rápido o el perder fuerza de fricción cuando enfrentando a las muchas distintivas contracorrientes que se encuentran en el océano Atlántico particularmente en los tramos del atlántico norte donde el océano es mas profundo y donde los obstáculos son mayúsculos.

En fin, hay mucho que no se sabe sobre la vida del hombre de mar.