• escucha@oye999.com.mx
  • 55 5299 6666

Exploración urbana que salió mal

O999      0

Exploración urbana que salió mal

En mi familia tenemos estrictamente prohibido entrar a lugares abandonados, ya sea solos o acompañados por amigos, básicamente tenemos prohibido las exploraciones urbanas que se han vuelto tan famosos en YouTube, donde quienes las realizan lo que buscan es mostrar un lugar con historias tenebrosas o ser protagonistas de un momento paranormal. ¿Por qué no nos dejan? Pues hay una historia en la familia sobre un amigo de mi padre que desapareció y no volvieron a saber nada de él mientras exploraban uno de estos lugares.

Todo pasó cuando mi padre tenía 17 años y se fue de excursión con un par de sus amigos en el coche nuevo de uno de ellos. Decidieron ir a un pueblito en Puebla, estado donde tenía casa uno de los compañeros de mi padre. Cuando se encontraban de camino a la casa se toparon con una cabaña abandonada, que no hubiera tenido nada fuera de lo normal si no es porque en el techo había una cruz al revés, lo que al instante lo relacionaron con una característica de lo satánico. Decidieron que la tarde del siguiente día volvería con cámara en mano para echar un vistazo, pero nunca supieron que la vida de dos de ellos cambiaría para siempre.

Eran las 6 de la tarde aproximadamente cuando llegaron a la casa abandonada, que para su sorpresa, por dentro estaba decorada con mármoles travertinos y por fuera parecía más rústica al estar construida con algún tipo de madera. Al ingresar por la puerta principal, la cual estaba abierta y le daba la bienvenida a lo tenebroso, vieron que el polvo volaba por el lugar y había muy pocos muebles y en mal estado. Siguieron inspeccionando el que fuera el lugar donde se llevaron ritos satánicos, pues había bolsas con animales muertos, de los cuales ya sólo quedaban cadáveres o restos de plumas. Mi padre me cuenta que el miedo le recorría la sangre y le erizaba la piel, pero para no quedar como un miedoso siguió junto a sus dos amigos.

Al llegar a una parte donde había dos puertas, mi padre se retrasó y al llegar a dicho espacio del lugar, sus amigos ya habían ido por una puerta, por lo que mi viejo decidió ir por la derecha, mientras sus amigos habían tomado la de la izquierda. El hombre que me dio la vida sólo se encontró con un cuarto donde había un librero lleno de libros viejos y en muy mal estado, por lo que como buen lector empezó a hojearlos hasta que un grito espeluznante lo hizo reaccionar y salió del lugar. Uno de sus amigos salió corriendo y le dijo que se iban, que corriera lo más rápido que pudiera. Salieron del lugar mi padre y uno de sus amigos, se metieron al coche y el tercero no salía y nunca lo hizo.

Según su amigo, vieron la sombra de una especia de animal gigante, como lobo con cuernos de toro y que se abalanzó hacia ellos. Pasaron los años y no se supo nadie del chico que nunca salió, por más que los buscaron familiares y autoridades. Mi padre pudo superarlo con el paso del tiempo, pero quien sí logró escapar sufre ahora de esquizofrenia y está internado en un psiquiátrico, donde dicen que habla con el amigo perdido y se asusta porque cree que aquel lobo con cuernos de toro lo persigue.